Neurociencia Archive

Cuando uno piensa en un “típico” paciente de un accidente cerebrovascular (ACV), la mente nos lleva inmediatamente a una persona anciana, posiblemente con sobrepeso, que no hace ejercicio y probablemente fuma

Andrew Marr, un hombre en su quinta década y un corredor increíblemente entusiasta, no parece encajar en esta descripción.

La edad es uno de los factores de riesgo más grandes, pero cualquier persona de cualquier edad puede sufrir un ACV.

En Reino Unido, por ejemplo, más de 150.000 personas al año sufren un ACV y la cuarta parte tiene menos de 65 años. Incluso hay casos en niños.

Muchos de los estilos de vida riesgosos que incrementan las probabilidades de un ACV toman tiempo.

Read more…

brain_fitnessPrevenir el envejecimiento es una de las prioridades de la sociedad actual. Los neurobiólogos dicen que si uno se lo propone puede hacer mucho por conservar el cerebro joven

Francisco Mora Teruel, catedrático de Fisiología Humana de la Universidad Complutense de Madrid no tiene ninguna duda: “Es posible retrasar el envejecimiento cerebral, mantener el cerebro joven durante mucho más tiempo”. Y explica que apenas el 25% del proceso de envejecimiento viene determinado por la
genética; el resto depende de lo que él llama el ambioma: los elementos del medio ambiente con los que interaccionamos. “En manos de cada uno está el 75% de la capacidad de envejecer bien, de enlentecer el envejecimiento del cerebro y mantener las capacidades cognitivas hasta edades muy avanzadas”, dice Mora. Pero igual de contundente es al advertir que “no es fácil, exige unos determinados hábitos” que chocan con el estilo de vida y las relaciones sociales habituales, como tomar unas cervecitas al salir del trabajo, reunirse en torno a una mesa con suculentos guisos (y sus correspondientes grasas) o disfrutar del tiempo libre delante del televisor o del ordenador.

(null)

¿Cuál de estas afirmaciones es falsa?

1. Usamos sólo 10% de nuestro cerebro.

2. Un entorno lleno de estímulos mejora los cerebros de los niños preescolares.

3. Los individuos aprenden mejor cuando reciben información en su estilo de aprendizaje preferido, ya sea auditivo, visual o kinestético.

Si escogió la primera, felicitaciones. La idea de que sólo usamos 10% de nuestro cerebro es claramente falsa. Aun así, se ha penetrado tanto en la cultura popular que, entre psicólogos y neurocientíficos, es conocida como el mito del 10%. Contrario a la creencia general, el cerebro completo está en uso, ya que las neuronas que no trabajan se mueren y los circuitos que no se usan se atrofian. Informes de investigaciones de neuroimágenes pueden perpetuar el mito al mostrar apenas un pequeño número de áreas “encendidas” en un encefalograma, pero esas son las que tienen más de un nivel básico de actividad; las regiones oscuras no están inactivas ni inutilizadas.
Read more…

Quienes piensan que los genios nacen y no se hacen podrían estar equivocados, según lo afirma el escritor David Shenk

¿De dónde provienen las habilidades atléticas y artísticas? Con frases como “músico dotado”, “atleta natural” e “inteligencia innata”, desde hace tiempo hemos asumido que el talento es un atributo genético que algunos de nosotros tenemos y otros no.

Pero nuevos estudios científicos sugieren que la fuente de las habilidades es mucho más interesante y hasta improvisada. Resulta ser que todo lo que somos proviene de un proceso evolutivo de desarrollo y ello incluye lo que obtenemos de nuestros genes.

Un siglo atrás, los genetistas consideraban a los genes como actores autómatas que repetían eternamente las mismas líneas exactamente de la misma manera, y la mayor parte del público está aún sujeto a esta idea. Sin embargo en años recientes, ha habido una dramática mejoría en el entendimiento de lo que es la herencia.

Read more…

“Jesús lloró”. Pero Voltaire sonrió. La más corta frase en la “King James Bible” nos dice que el Hijo de Dios era susceptible a las intensas emociones humanas: Fue literalmente conmovido al llanto por la muerte de Lázaro.

El llanto es lo que todos, divino o mundanos, hacemos en estados emocionales extremos. ¿O haríamos? Por el contrario, el filósofo agnóstico francés sardónico prefiere demostrar el control absoluto de las circunstancias. Un etólogo definió una vez la sonrisa como “el silencio, desnudo-diental, mueca sumisa de los primates”. Tal vez, pero en el caso de Voltaire era una profesión de frialdad, inteligencia superior.

Read more…