Únete a Una voz por la niñez

¡ÚNE TU VOZ! Con tu firma y la de todos los dominicanos romperemos el silencio de la violencia en contra de la niñez

La violencia contra la niñez es toda conducta de un adulto que por acción u omisión lesione su desarrollo físico psicológico o sexual.

Por lo tanto, la violencia es la acción de golpear o insultar a un niño, niña o adolescente, como también constituye violencia no darles su medicina cuando la necesitan o no cuidarlos de los peligros.

Violencia Física

La violencia física contra un niño, niña o adolescente es cuando el adulto le ocasiona lesiones no accidentales en su cuerpo, ya sea con las manos, los pies o utilizando diferentes objetos exponiéndoles a actividades de peligro físico (quemaduras, empujones y otros).

¿Cómo se produce? Cuando los padres consideran el castigo físico como el mejor método para lograr que el niño, niña o adolescente obedezca, repitiendo muchas veces lo que sus padres hicieron con ellos.

Prevención Los padres, madres y  otros responsables de educar a los niños, niñas y adolescentes  pueden prevenir el uso del castigo físico y  psicológico, aprendiendo  acerca de las conductas  propias de los niños en cada etapa,  aplicando técnicas de disciplina positiva  para corregir sin dañar y practicando el autocontrol para evitar descargar el enojo en las personas menores de edad.

Consecuencias Los niños, niñas y adolescentes que han sido maltratados físicamente pueden presentar conductas extremas. Por un lado, inseguridad, timidez y sumisión, depresión, ansiedad, pobres relaciones sociales; y, por otro lado, rebeldía, agresividad, desconfianza, conducta antisocial, entre otros.

Violencia Emocional

Se comete violencia emocional o psicológica contra un niño, niña o adolescente cuando con palabras o gestos el adulto los amenaza, humilla, ridiculiza,ocasionándoles vivencias internas de dolor psicológico.

¿Cómo se produce? El nerviosismo y la tensión producidos por el exceso de trabajo en la casa o fuera de ella, los problemas económicos y las dificultades entre los esposos, son otros elementos que pueden contribuir a que, frente a cualquier mala conducta del niño, niña o adolescente, se produzca una agresión física o verbal.

Consecuencias Los niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas de violencia emocional muestran limitaciones en su desarrollo personal y su competencia social.

Tienen una pobre autoestima e incapacidad para lograr el éxito y desarrollarse en sus tareas y responsabilidades.

Violencia Sexual

Ocurre cuando un adulto o cualquier persona 5 años mayor,  tiene  un acercamiento sexual con una persona menor de 18 años.

Aun cuando el niño, niña o adolescente haya  dado su consentimiento para participar, se considera violencia sexual y está penalizada por la ley; en estos casos, el adulto /a siempre es el/la responsable de la acción.

Manifestaciones Se puede abusar sexualmente de un niño, niña o adolescente, mediante caricias en los senos o genitales, hacer que  acaricie al adulto sexualmente o  sosteniendo relaciones sexuales con penetración.

También se puede ejercer violencia sexual sin tocar al niño, niña o adolescente: Cuando el adulto le hace insinuaciones sexuales, le exhibe sus genitales, le acecha cuando se desviste o le hace participar o  presenciar actos sexuales o actividades pornográficas.

Prevención Se puede proteger a los niños, niñas y adolescentes, difundiendo información acerca de cómo ocurre el abuso sexual,  observando los indicadores  en el entorno  de la familia, la escuela o la comunidad y entrenando a las personas menores de edad en estrategias para auto-protegerse, como:

Decir NO ante un acercamiento  que le haga sentir incomodo/a,  sin importar quien  lo haga.

Alejarse de esa persona sin importar quién es.

No guardar el secreto acerca de estas experiencias.

Explotación Sexual Comercial

La Explotación Sexual Comercial (ESC) es la utilización de niños, niñas y adolescentes para la satisfacción sexual de adultos a cambios de una remuneración en dinero o en especie al niño o a terceras personas, siendo esta una forma contemporánea de esclavitud.

El abuso sexual y la ESC son un delito, y en ellas se concentran todos tipos de violencia contra los niños, niñas y adolescentes: la negligencia, el maltrato físico, el emocional y el psicológico. La legislación nacional dominicana, penaliza con prisión todo tipo de abuso incluyendo la ESC con hasta 30 años de prisión a los perpetradores nacionales o extranjeros que negocien, trafiquen, o utilicen a niños, niñas y adolescentes en la venta, comercio, producción o difusión de material pornográfico.

¿Cómo se produce? En nuestro país la mayoría de los actos de ESC a niños, niñas y adolescentes son cometidos por perpetradores dominicanos y extranjeros que no siempre son pedófilos. Las zonas de mayor riesgo a la ESC son las turísticas y urbanas de mayor concentración y con alto nivel de pobreza.

La ESC es un fenómeno que responde principalmente a la demanda de los explotadores sexuales locales y extranjeros que se fundamenta en factores socioculturales machistas que facilitan, posibilitan y toleran esta práctica.

El primer paso para modificar esta realidad es superar la Tolerancia Social. Es responsabilidad de todos prevenir y combatir estas prácticas violatorias de los Derechos de la Infancia.

¡Rompamos el silencio y denunciemos!

Prevención Se puede  prevenir sancionando legalmente a los  adultos explotadores, tanto  a los  que pagan por tener sexo con personas menores de edad, como a los que facilitan este delito, sirviendo de intermediarios.

Así mismo,  protegiendo a los niños, niñas y adolescentes en el ambiente familiar, escolar y social y  atendiendo a los factores de riesgo, como la pobreza, la deserción escolar, las escasas alternativas de recreación sana, entre otros.

Consecuencias Los niños, niñas y adolescentes que han sido víctima de ESC enfrentan serios daños físicos y psicológicos que afectan gravemente el desarrollo de su personalidad lesionando su autoestima y su capacidad de relacionarse adecuadamente con los demás, deteriorando así la posibilidad de llevar una vida digna y gratificante. Las víctimas de ESC, se encuentran además especialmente vulnerables ante enfermedades de transmisión sexual (ETS) como el VIH/SIDA.

67% de los “clientes” de ESC de NNA son dominicanos (2001)

59% responsabiliza al NNA víctima de ESC (2006)

Derechos de la niñez

Los niños y niñas tienen derecho a crecer en un entorno que garantice su supervivencia y desarrollo, es decir, tienen el derecho intrínseco a la vida, a un nombre, a una nacionalidad, a vivir con sus padres, a disfrutar de un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social, a disfrutar del más alto nivel posible de salud, a recibir una educación que contribuya al desarrollo de todas sus potencialidades, a disfrutar del esparcimiento y el juego.

También tienen derecho a la protección, a no ser discriminados, a permanecer en su país, a ser protegidos contra el trabajo infantil y contra cualquier forma de abuso, maltrato y explotación; y en caso de que cometan un delito, tienen derecho a ser sometidos a una sanción que considere la posibilidad de reeducación y reinserción social acorde con la etapa de desarrollo en que se encuentren.

De la misma manera, las personas menores de edad tienen derecho a la participación, es decir, a expresar su opinión libremente, a buscar, recibir y difundir informaciones, a tener libertad de pensamiento y asociación, y a profesar la religión que consideren.

Todos los derechos son igualmente importantes. Partiendo de esto, UNICEF-República Dominicana trabaja y apoya al Estado dominicano para considerar la amplia gama de necesidades de la infancia y la adolescencia.

unavozporlaninez.com

Leave a Reply

%d bloggers like this: