Hambre emocional vs hambre física

Aunque parezcan lo mismo, el hambre emocional y el hambre fisiológica tienen diferencias marcadas que pueden hacer la diferencia entre un atracón y una ingesta alimentaria saludable.

 Hambre emocional vs Hambre fisiológica

Hambre Emocional Hambre Fisiológica
Es repentinaEn un momento estás pensando en comida ya al otro estas que no aguantas el hambre. El hambre va de 0 a 10 en cuestión de minutos. Es gradualEl estómago retumba. A la hora siguiente se comienzan a sentir gruñidos. Se van sintiendo señales progresivas de que es tiempo de comer.
Es por una comida específicaLas ansias por comer se dan por un tipo de comida específico. Por ejemplo, puede ser comida chatarra como pizza, hamburguesas o helado. Ningún otro alimento puede suplir la aparente necesidad por comer ese alimento. Hay apertura a diferentes comidasExisten preferencias por ciertos alimentos pero hay flexibilidad. Hay apertura a varias alternativas.
Se te mete en la cabezaLas ansias comienzan en la boca y en la mente. El paladar quiere degustar la pizza y en la mente dan vueltas los pensamientos sobre la comida ansiada. La base es el estómagoHay sensaciones estomacales como el roer, retumbos, un vacío y hasta dolor.
Es urgenteSe tiene que comer inmediatamente para aliviar el dolor del hambre emocional. Es pacienteSe debe comer pronto pero no se siente la urgencia por comer.
Está relacionada con una emoción perturbadoraUna discusión en el trabajo, con los hijos o con la pareja…el hambre emocional ocurre en conjunto con una emoción perturbadora. Se produce por necesidad físicaSucede cuando hay una diferencia entre comidas de 4 a 5 horas. Se puede experimentar un mareo ligero y baja energía si el hambre es extrema.
Implica comer automáticamente o distraídoEl comer automáticamente es como si alguien más te alimentara, comemos sin saber. Al comer distraído podemos comer una funda de pan sin darnos cuenta. Involucra elección y conciencia de alimentación deliberada.Hay conciencia de la comida en el tenedor, la boca y el estómago. Se elige conscientemente si comer un plato completo o solamente la mitad.
No hay señal de llenura o parar la ingestaComer en exceso emocionalmente derica de un deseo de ocultar sentimientos dolorosos. La persona se llena de comida para amortiguar las emociones perturbadoras y come 2 y 3 veces aun su estómago duela por la llenura. Se para cuando hay llenuraEl fin es alimentar y nutrir el cuerpo. Al cumplir con esa intención la persona deja de comer.
Se siente culpa por comerLa gran paradoja de comer emocionalmente es que se come para sentirse mejor, sin embargo la persona termina lastimándose por comer pizza, helado o pasteles. LA persona se promete expiaciones como “voy a empezar la dieta mañana”. Hay conciencia de que comer es necesarioNo hay culpa ni vergüenza. Hay noción de que la comida que se come, como el oxígeno para respirar, es un comportamiento necesario.

 

8 Traits of Emotional Hunger (s.f.) Recuperado el 2 de julio de 2015, de http://health.usf.edu/NR/rdonlyres/435CB8AC-84C4-491B-920E-785F4E1A34F0/26063/8TraitsofEmotionalHunger.pdf

Leave a Reply

%d bloggers like this: