Construyendo confianza y autoestima

La autoestima se ve afectada por la mala salud física, los acontecimientos vitales negativos como la pérdida de su empleo o divorcios, relaciones deficientes o frustrantes, y una sensación general de falta de control. Esta sensación de falta de control es a menudo particularmente marcada en las personas que son víctimas de abuso emocional, físico o sexual, o de la discriminación por motivos de religión, cultura, raza, sexo u orientación sexual.

A veces, la baja autoestima puede estar profundamente arraigada y tiene su origen en las experiencias infantiles traumáticas, como la separación prolongada de las figuras parentales, negligencia, o abuso emocional, físico o sexual. Si cree que esto es un problema particular para usted, hable con un profesional de la salud mental. La terapia o consejería puede permitirle hablar de estas experiencias y tratar de llegar a un acuerdo con estos conflictos. Desafortunadamente, la terapia o el asesoramiento puede ser difícil de obtener, y puede no ser adecuado para todos.
La baja autoestima puede predisponer al desarrollo de un trastorno mental, y el desarrollo de un trastorno mental a su vez puede darle un golpe enorme a su autoestima. En algunos casos, la baja autoestima es de por sí una característica esencial del trastorno mental, por ejemplo, en la depresión o el trastorno límite de la personalidad. La relación entre el trastorno de baja autoestima y mental es compleja, y una persona con un trastorno mental es más probable que la mayoría de sufrir a largo plazo la baja autoestima.

Las personas con sistemas prolongados de baja autoestima generalmente ven el mundo como un lugar hostil y ellos mismos como su víctima. Como resultado, se sienten reacios a expresarse y afirmarse, perder la oportunidad de experiencias y oportunidades, y se sienten impotentes de cambiar las cosas. Todo esto simplemente reduce su autoestima aún más, y terminan quedando atrapados en una espiral descendente.

Afortunadamente, hay una serie de cosas simples que cualquier persona puede hacer para aumentar su autoestima, y con suerte, salir de este círculo vicioso. Usted ya puede estar haciendo algunas de estas cosas, y desde luego no hay que hacerlas todas. Sólo haga las que se sienta más cómodo.

Haga tres listas

Una de sus fortalezas, una de sus logros, y una de las cosas que admira de sí mismo. Trate de conseguir un amigo o familiar que le ayude con estas listas. Mantenga las listas en un lugar seguro y léalas con regularidad.

Piense positivamente sobre sí mismo

Recuerde que, a pesar de sus problemas, usted es una persona única, especial y valiosa, y que usted merece sentirse bien consigo mismo. Identifique y cuestione los pensamientos negativos que usted pueda tener acerca de usted mismo, como “Soy un perdedor”, “Nunca hago nada bien”, o “Nadie me quiere”.

Preste especial atención a su higiene personal

Por ejemplo, el estilo de su pelo, cortarse las uñas, usar hilo dental.

Vístase con ropa que lo haga sentirse bien consigo mismo

Coma alimentos buenos como parte de una dieta sana y equilibrada

Haga de sus comidas un momento especial, incluso si usted está comiendo solo. Apague la televisión o la radio, ponga la mesa, y organice la comida para que se vea atractiva en su plato.

Haga ejercicio regularmente

Salga a caminar a paso ligero todos los días y haga ejercicio más vigorosos (ejercicios que lo hagan romper a sudar) tres veces a la semana

Asegúrese de que está durmiendo lo suficiente

Haga su espacio de vida limpio, cómodo, y atractivo

Muestre los elementos que le recuerdan sus logros o los momentos especiales y las personas en su vida.

Haz más de las cosas que le gustan hacer

Haga por lo menos una cosa que disfrute cada día y recuerde que se lo merece.

Involúcrese en actividades como la pintura, la música, la poesía y la danza

Tales actividades artísticas le permiten expresarse, adquirir un sentido de dominio, e interactuar positivamente con los demás. Busque una clase a través de su Servicio de educación de adultos o centro comunitario.

Fíjese un desafío que usted realmente pueda lograr, y luego ¡vaya a por ello!

Por ejemplo, tome clases de yoga, aprenda a cantar, o cocinar para una pequeña cena en su apartamento o casa.

Haga un poco de las cosas que usted ha estado posponiendo

Como por ejemplo limpiar el jardín, lavar las ventanas, o la presentar una documentación.

Haga algo bueno por los demás

Por ejemplo, entable una conversación con la persona en la caja, visite a un amigo que esté enfermo, o involúcrese con una organización benéfica local.

Involucrar a otros

Dígale a sus amigos y familiares lo que está pasando y obtenga asesoramiento y apoyo. Tal vez tengan problemas similares también, en este caso usted podría ser capaz de animarlos y formar un grupo de apoyo.

Trate de pasar más tiempo con sus seres cercanos y queridos

Al mismo tiempo, trate de ampliar su círculo social, haciendo un esfuerzo para conocer gente.

Por otro lado, evite gente, lugares e instituciones que lo tratan mal o que le hacen sentir mal consigo mismo

Esto podría significar ser más asertivo. Si la asertividad es un problema para usted, pregúntele a un profesional de la salud sobre el entrenamiento de la asertividad.

Neel Burton, M.D. | Psychology Today

Leave a Reply

%d bloggers like this: