Gladwell: ¿Qué tienen en común las bandas de rock y los innovadores?

Según Malcolm Gladwell, periodista, psicólogo y escritor canadiense las personas que aspiran a revolucionar los mercados a partir de sus ideas tienen tres elementos en común con los grupos musicales que logran éxito: la historia, diez años de trabajo y la innovación experimental

Cuando se reflexiona en torno al éxito a nivel empresarial, la mayoría de las personas piensa en organizaciones como Microsoft o Apple. Sin embargo, ¿cuál es el proceso de innovación que está detrás de estas compañías? ¿cómo sus líderes logran arremeter con sus ideas en los mercados internacionales? La fórmula del éxito tiene una estrecha relación con las experiencias de las bandas de rock exitosas.

Para el escritor, periodista y psicólogo canadiense Malcolm Gladwell, un grupo de rock no sólo puede hacer historia por su música, sino también por su capacidad de innovación. Para Gladwell, quien se ha referido a estos temas en sus lecciones de innovación a lo largo de su carrera, uno de los mejores ejemplos es la experiencia de la agrupación inglesa Fleetwood Mac, creada a fines de los 60’s.

No es primera vez que de un grupo o estrella musical se sacan lecciones de negocios, ya sea en liderazgo, márketing, gestión o innovación. En el libro “Come Together: The Business Wisdom of the Beatles”, Richard Courtney y Cassidy George reflexionan sobre las enseñanzas que una banda como ésta puede dar a los hombres de negocios, que no sólo se basa en sus éxitos musicales sino que en una gestión exitosa que les permitió llegar más allá y mantenerse en el tiempo. Tampoco se excluyen estrellas actuales, como la cantante de pop Lady Gaga, quien también es un caso de estudio en clases de márketing.

Gladwell enlaza estos atributos con lo que se tienen que tomar en cuenta en el proceso de innovación y que él lo describe así: “quienes aspiran a revolucionar el mercado en base a sus ideas y las bandas musicales tienen tres elementos en común: una larga historia, sobreponerse al fracaso y la innovación experimental”. Todas están relacionadas, averigue la razón.

Éxito más allá de la magia

Fleetwood Mac, fue una de las bandas más exitosas a nivel mundial durante la década de los 70’s. Sin embargo, los integrandes de este grupo no lograron alcanzar la cima de un día para otro. Detrás de esto hubo un duro trabajo, tal y como sucede entre los innovadores. Esto es fundamental, pues para varios de los especialistas en temas de innovación el proceso es casi tan relevante como la materialización de esa brillante idea.

“Las personas cuando reflexionan en torno a las grandes ideas creen que de un momento a otro éstas surgieron, consideran que hay una suerte de magia involucrada. Sin embargo, ello no es así”, destaca Gladwell, quien lo ejemplifica con un hito en la carrera de los Fleetwood Mac: cuando tras pasar 16 años crearon “Rumours”, su obra más importante a nivel musical.

Lo mismo sucedió, por ejemplo con Bill Gates. Si bien a los 21 años creó su empresa, empezó mucho antes a practicar programación en un computador disponible en un hospital de Seattle. “Gates todos los días, entre las dos y las seis de la mañana practicaba programación. Junto a un amigo se dio cuenta que ese era su única posibilidad de usar un computador y aprovechó la instancia. Y precisamente en ese duro trabajo, en ese esfuerzo que él hizo estuvo la clave para que más tarde se convirtiera en una de las personas más innovadoras a nivel mundial”, enfatiza Gladwell.

Un pasaje al fracaso

Haber recorrido un largo camino está estrechamente relacionado con equivocarse, una fórmula que contribuye a que se generen las necesarias reestructuraciones, que Gladwell observa también ocurren en los grupos musicales, ya sea por cambios de estilo o inclusión de nuevos integrantes.

Porque al igual que en una empresa se busca mediante las fases de innovación mejorar una serie de aspectos como pueden ser: procesos, productos, servicios, tecnologías y modelos de negocios, entre otros, algunas bandas musicales también necesitan modernizarse e ir acorde los nuevos tiempos o necesidades de nuevos públicos, y esto suena con mayor sentido cuando se trata de bandas que han sobrevivido años.

Y en el caso de Fleetwood Mac, antes de lograr el estrellato tuvo que enfrentar muchos momentos complicados. La cantidad de músicos que pasaron por la banda fue impresionante. Sin embargo, lograron convertir sus debilidades en fortalezas. “Esta banda no habría surgido a nivel mundial si hubiesen tenido una ruta directa al éxito. La gente debe entender que pasa lo mismo a nivel de innovación, es necesario que las personas conozcan sus debilidades y se sobrepongan”, indica Gladwell.

Uno de los casos a los que apela el escritor canadiense para ejemplificar cómo se puede sacar provecho de las dificulades es a través de los disléxicos exitosos. “Los psicólogos diferencian dos tipos de aprendizaje, el capitalizador que se construye a partir de sus fortalezas y el de compensación. El primero es el que solemos asociar con el éxito. Sin embargo, el segundo es más eficaz que el otro. Este es el que usan, por ejemplo, los disléxicos, que en su mayoría logran éxito a nivel empresarial, pues no sólo aprenden desde la niñez a delegar funciones que ellos no pueden, sino que saben resolver problemas, aprenden a comunicarse mejor y son buenos líderes”, indica Gladwell.

La experimentación: El principal ingrediente para innovar

Hasta que Fleetwood Mac creó “Rumours” pasaron largos años, durante ese tiempo no sólo mejoraron en su habilidad y talento musical, y se anticiparon a los cambios, sino que también experimentaron. Un paso fundamental para mantenerse y que resulta vital para empresas y ejecutivos que con la llegada de nuevas tecnologías, por ejemplo, deben aprender a usarlas y sacarle provecho, sobre todo cuando se dirigien a un público que sí las utiliza. Pero esto también se da a nivel de tendencias de mercado y donde la investigación sistemática es clave para estar al día.

Según David Hills, existen dos tipos de personas creativas: los innovadores conceptuales y los experimentales.  En la primera clasificación podríamos encontrar a Picasso y a todos aquellos que han revolucionado la historia con sus ideas, y en la segunda a Cézanne y los que en el curso de sus carreras han experimentado sin saber hacia dónde van, sólo sintiendo que buscan obtener algo importante de su trabajo. “Nosotros solemos creer que el único tipo de genios que existen son aquellos que se parecen a Picasso, sin embargo es mucho más común encontrar personas como Cessant en nuestra sociedad”, explica Gladwell.

En un ambiente complejo el éxito depende de tomar ideas de distintos campos y en este sentido es ventajoso ser un innovador experimental, capaz de evolucionar y dar respuesta a los distintos tiempos. Esto fue precisamente lo que hizo Fleetwood Mac, que pudo renovarse y hacer frente a los cambios del mercado.

“Definitivamente, nutrir la grandeza requiere de paciencia, que alguna organización haga un compromiso con un grupo. Si tenemos esto, tendremos la opción de hacer algo importante”, dice Gladwell.

Tamara Muñoz | MBA & Educacion Ejecutiva

Leave a Reply