Nunca es demasiado temprano para hablar sobre acoso sexual

practicearea_20Antes de que los niños/as comiencen a gatear, aprenden que dar y recibir afecto (como besar, abrazar y estar en contacto con otra persona). Los adultos saben que, si bien las caricias son una necesidad básica y una parte del ser humano, ciertas caricias pueden ser inapropiadas.

Como padres, madres y tutores/as, es crucial que ayuden a sus hijos/as a aprender la diferencia entre las caricias “buenas” y “malas”, y cómo establecer límites relacionados con sus cuerpos.

Qué decirles a sus hijos/as

En un esfuerzo por protegerles de daño a los niños/as muy pequeños, las conversaciones sobre la prevención del abuso sexual deben ser simples e incluir mensajes claros. Esencialmente, los niños/as deben saber qué partes del cuerpo se consideran “privadas”. Es necesario enseñarles a decir “NO” si alguien los toca de una forma que los incomoda. Es necesario, también, enseñarles a decir “NO” si alguien les pide que se toquen a sí mismos, o que toquen las “partes privadas” de otra persona o que muestren sus “partes privadas” a otra persona. También necesitan sentirse seguros de que sin importar lo que pase, el abuso sexual no es culpa de ellos/as y deben contárselo a un adulto de confianza, incluso si la persona les pide que guarden el secreto. Estos mensajes pueden compartirse en una conversación iniciada o a medida que se presentan  “oportunidades para enseñar”.

A medida que los niños/as llegan a la preadolescencia y adolescencia, comienzan a separarse de los padres, madres y tutores/as y tienen más experiencias sin la supervisión de los adultos. Por esta razón, es importante ayudar a los/as jóvenes a establecer límites, identificar interacciones respetuosas e irrespetuosas, desarrollar habilidades de autodeterminación y hablar acerca de qué hacer si alguna vez experimentan un abuso, ataque o acoso sexual. Las definiciones a continuación pueden ser un punto de partida para iniciar estas importantes conversaciones.

Abuso sexual se refiere a todas las situaciones no deseadas o incómodas, como por ejemplo tocar las “partes privadas”, exponer a los/as jóvenes a materiales pornográficos, tomar videos u otras grabaciones, o ser forzado a observar un acto sexual.

El ataque sexual ocurre cuando una persona obliga a otra a tener algún tipo de contacto íntimo. Puede abarcar fuerza física o psicológica. Cuando el ataque incluye la penetración vaginal o anal, se define como violación.

Acoso sexual es cualquier atención sexual repetitiva, indeseada y no solicitada, como burlas, manoseo o incitación.

¿Están coqueteando, o se están lastimando, los/as jóvenes?

Con frecuencia pensamos en el acoso sexual como algo que ocurre entre adultos en el lugar de trabajo, pero también puede suceder a los/as jóvenes en la escuela o en otros escenarios. Hay una diferencia entre el coqueteo mutuo y la burla que tiene intenciones de dañar, intimidar, humillar y atemorizar a quien la padece. El acoso sexual por lo general no es mutuo entre dos personas, sino que tiene un solo acosador/a. Puede incluir:

● Avances sexuales
● Caricias sexuales
● Graffiti sexual (como comentarios escritos en la pared de un baño)
● Exhibición o distribución de dibujos, fotos y materiales escritos que son sexualmente explícitos
● Gestos sexuales
● Bromas o rumores sexuales
● Presión para favores sexuales
● Tocarse sexualmente a uno mismo, hablar sobre la actividad sexual de uno delante de los demás

El acoso sexual está prohibido por ley y la escuela de su hijo/a debe tener una política para ayudar a mantener seguros a los/as estudiantes. Si su hijo/ está siendo acosado, él/ella puede denunciar la violación al trabajador/a social o consejero/a escolar, al encargado/a de seguridad o al policía, o al director/a. Todas estas personas podrán defender su seguridad.

Como compartir mensajes con sus hijos acerca del abuso sexual, acoso sexual y ataque sexual durante las oportunidades para enseñar

Mensajes para jóvenes de cinco a ocho años de edad:

● Nuestro cuerpo nos pertenece.
● Hay partes del cuerpo que se consideran privadas, como la boca, los pezones, los senos, el pecho, el pene, los testículos, la vagina, la vulva y las nalgas.
● Nadie debe tocar las “partes privadas” del cuerpo de un niño/a, excepto por razones de salud o higiene.
● Los niños/as no deben tocar las “partes privadas” del cuerpo de otras personas.
● El abuso sexual infantil ocurre cuando alguien toca las “partes privadas” del cuerpo de un niño/a sin una razón de salud o higiene.
● El abuso sexual también puede ocurrir cuando alguien le pide a un niño/a que toque las “partes privadas” de su propio cuerpo.
● Tanto los niños/hombres como las niñas/mujeres pueden ser abusados sexualmente.
● Todos, incluidos los niños/as, tienen derecho a decirles a los demás que no quieren que toquen su cuerpo.
● Si un niño/a experimenta una caricia no deseada o incómoda, debe informárselo a un adulto de confianza, incluso si la persona le ha pedido que guarde el secreto.
● Los niños/as pueden ser sexualmente abusados por un extraño/a o por alguien que conocen.
● Un niño/a nunca tiene la culpa si una persona, incluso un familiar, lo toca de una forma perjudicial o incómodo.
● Si un extraño/a trata de que un niño/a se vaya con él o ella, el niño/a debe correr a decirle al padre, madre, maestro/a, vecino/a u otro adulto.
● La mayoría de la gente nunca abusaría de un niño/a.

Mensajes para jóvenes de 9 a 12 años de edad:

● El abuso sexual es muy común, aunque mucha gente no quiere hablar del tema.
● El abuso sexual es cometido más frecuentemente por alguien que el niño/a conoce.
● Un abusador puede ser un adulto, un adolescente o un niño y puede ser masculino o femenino.
● La mayoría de los abusos sexuales incluyen alguna clase de secreto, soborno, trampa, amenaza o fuerza.
● Si un niño/a experimenta una caricia no deseada o incómoda, debe comunicárselo a un adulto de confianza. Si ese adulto no le cree o no lo ayuda, el niño/a deberá comunicárselo a otro adulto y seguir comunicándolo hasta que alguien lo ayude.
● El abuso sexual puede o no incluir manoseo.
● Cuando las personas son sexualmente abusadas, pueden tener muchas emociones conflictivas, como sentirse confundidas, enojadas, temerosas, culpables, avergonzadas, solas, inútiles, deprimidas e indefensas, o sentirse especiales, queridas, amadas, necesitadas y cuidadas.
● Hay mucha gente que puede ayudar a los/as jóvenes que han sido abusados, incluyendo consejeros/as escolares, maestros/as, médicos/as, líderes religiosos y la policía.
● Si bien chatear o conocer gente en línea puede ser divertido, es importante tener cuidado porque puede ser inseguro.
● Algunas personas usan la Internet para engañar a los/as jóvenes e introducirlos en situaciones sexualmente abusivas.
● El acoso sexual es la atención sexual indeseada y no solicitada, como burlas, manoseo o incitación.
● El acoso sexual está prohibido por la ley.

Mensajes para jóvenes de 12 a 15 años de edad:

● El abuso sexual que comprende el manoseo puede incluir besos, que un abusador/a toque las “partes privadas”, que un abusador/a solicite que uno se toque sus propias “partes privadas”, o tener relaciones sexuales vaginales, orales o anales.
● El abuso sexual que no abarca un manoseo puede incluir películas, revistas, sitios Web u otros materiales pornográficos; la toma de fotos, videos u otras grabaciones;  o la observación de actos sexuales.
● La coerción sexual ocurre cuando una persona utiliza amenazas o fuerza con el fin de involucrarse en una conducta sexual con otra persona.
● Nadie debe forzar a otra persona para que se involucre en ningún tipo de conducta sexual.
● En el ataque sexual una persona obliga a otra a tener algún tipo de contacto sexual íntimo.
● El ataque sexual puede ocurrir con fuerza física o psicológica.
● Cuando el ataque sexual comprende la penetración de la vagina o el ano, se denomina violación.
● Tanto los niños/hombres como las niñas/mujeres pueden ser víctimas de ataques sexuales, aunque es más comúnmente informado por niñas/mujeres.
● Las personas que son atacadas sexualmente nunca son culpables.
● El ataque sexual por parte de un conocido/a, amigo/a o pareja de cita a menudo se denomina “violación por un conocido/a” o “violación durante una cita”.
● Nadie debe forzar a otra persona a involucrarse en ningún tipo de conducta sexual.
● El ataque sexual es un crimen.
● Una persona sexualmente atacada puede reportar el ataque a la policía, quien podrá iniciar una investigación.
● Las herramientas que pueden ayudar a proteger a las personas en situaciones de ataque sexual potenciales incluyen: aprender técnicas de defensa personal; evaluar si una situación puede ser peligrosa; evitar el alcohol y las drogas; y desarrollar habilidades de autodeterminación.
● No todos los abusos, ataques, violencias y acosos sexuales pueden prevenirse.
● La violencia doméstica es abuso psicológico, físico y/o sexual entre personas de una relación íntima que están saliendo juntas, viviendo juntas o casadas.
● El abuso psicológico, físico y/o sexual entre personas que están saliendo juntos se conoce también como violencia por parte de un compañero/a.
● Mucha gente que comete abuso, ataque sexual o violencia doméstica experimentó abuso en algún momento de su vida.
● Muchos recursos comunitarios pueden ayudar a las personas que han sobrevivido a acoso sexual, ataque sexual o a otras formas de violencia, incluyendo consejeros/as, maestros/as, médicos/as, líderes religiosos, centros para crisis de violación, organizaciones contra violencia doméstica y la policía.
● El acoso sexual puede ocurrir en una variedad de escenarios, incluyendo escuelas, el lugar de trabajo y los programas extracurriculares.

Mensajes para jóvenes de 15 a 18 años de edad:

● Las personas que han sido sexualmente abusadas o atacadas pueden beneficiarse con apoyo, asesoramiento y atención médica.
● La decisión de informar el abuso, ataque, violencia o acoso sexual es personal y puede ser difícil de tomar para los/as sobrevivientes.
● La investigación y/o el juicio resultante de una denuncia de abuso, ataque, violencia o acoso sexual puede ser una experiencia difícil para los/as sobrevivientes.

Consejos para ayudar a padres, madres y tutores/as a hablar con sus hijos/as

● No espere hasta que sus hijos/as le hagan preguntas.
● Conozca y practique los mensajes que desea compartir.
● Busque las oportunidades para enseñar” (esas oportunidades diarias que se presentan  cuando está con sus hijos/as) que le permitan fácilmente compartir sus mensajes y valores.
● Hágales saber a sus hijos/as que usted está dispuesto/a a hablar con ellos/as acerca de  estos asuntos importantes.
● Escuche.
● Trate de entender el punto de vista de sus hijos/as.
● Proporcióneles folletos, libros y otros materiales precisos desde el punto de vista médico y apropiados para su edad.
● Si no sabe cómo contestar una pregunta de su hijo/a, dígale que buscará la respuesta usted mismo/a o que la buscarán juntos.
● Entérese de lo que las escuelas de sus hijos/as están enseñando sobre estos temas.
● Participe activamente en la vida de sus hijos/as.

SIECUS

Leave a Reply

%d bloggers like this: