7 pasos para iniciar una práctica psicológica


La conclusión de una licenciatura en psicología conlleva muchos retos. Para el psicólogo clínico el abrir y mantener una consulta psicológica no constituye uno más, sino el mayor de sus retos. Estos pasos te darán una noción de qué debes hacer para iniciar tu práctica.

Capacitación

Para poder ejercer como psicólogo clínico en República Dominicana, la ley 22-01 exige 4 años de licenciatura más 2 años de maestría. Esta medida busca garantizar un nivel aceptable en los profesionales de la salud que decidan hacer psicoterapia. Los requisitos para ejercer pueden variar de país en país.

Tarjetas de presentación

Las tarjetas de presentación no son un lujo. Ayuda a ser recordado y a pasar tus datos personales a alguien más de una manera rápida y práctica. Conllevan un gasto que puede convertirse en inversión si las sabes administrar. Algo muy importante es que sirven para enviar el mensaje de que estas tomando tu profesión en serio.

Visitar lugares de crecimiento personal

Crecer con otros y ayudar a crecer a otros es una tarea inherente al psicólogo. Grupos de lectura, yoga, meditación, bibliotecas, cine fórums, entre otros son lugares a los que asisten personas con los que se puede conectar para poner a disposición los servicios psicológicos. Lleva tu tarjeta de presentación a todos lados.

Compartir consultorio

Al compartir consultorio con un compañero se minimiza el impacto económico no solo de la renta, sino de pruebas psicológicas, material gastable y hasta transporte si coinciden en la hora de entrada y salida. Si el espacio a rentar es un consultorio único, lo remendable sería organizar la consulta por citas, horario vespertino/matutino o días de consulta.

Reúnete con gente del área

Reunirte constantemente con gente de tu área te permitirá mantenerte al tanto de las investigaciones actuales, conocer otros profesionales  y de lo que hacen los demás colegas en sus consultas. Mantenerte en contacto con personas que manejan tu idioma profesional te da un punto de referencia de donde estas parado y donde están los demás. Te da la libertad de debatir temas actuales de tu profesión y ver desde otra perspectiva temas actuales.

Busca un mentor

Un mentor, alguien con experiencia que te vaya guiando por el camino que quieres tomar siempre es necesario. Al momento de elegir un mentor debes tener en cuenta que esa persona tiene la experiencia, herramientas y tiempo necesario para dedicártelo, ya sea para consultar los casos que te intrigan o para compartir proyectos a corto, mediano o largo plazo. Así mismo, un mentor generalmente también te incluye en sus proyectos personales, por lo que es otra manera de crecer a nivel profesional.

El enfoque

Identificar el enfoque con el que te familiarizas te da las herramientas para entender cada caso que llega a consulta y a encontrar una resolución efectiva en la terapia. Trabajar con un enfoque específico también te permite profundizar aún más en tu especialidad a través de diplomados, talleres, etc., y buscar material determinado, libros relacionados a tus intereses terapéuticos.

Organiza tus libros de consulta

Un mentor no siempre va a estar a tu lado y al principio debes demostrar que tienes la capacidad de cumplir los objetivos básicos de una consulta psicológica. Tener tus libros de consulta a disponibles y revisarlos cuando tengas dudas te dará la seguridad que necesitas a la hora de actuar.

Creérselo

Hace unos meses estuve en una charla con el Dr. Jorge Morillo y una de las cosas que resaltó en el evento es que siendo profesionales de la conducta lo que nos falta a muchos es “creérnoslo”. Creer y confiar en lo que hacemos. Nadie está mejor preparado que el psicólogo clínico para trabajar la personalidad, emociones y la conducta humana.

Leave a Reply

%d bloggers like this: